Relaciones e Infidelidad

Somos seres sociales, desde pequeños aprendemos a relacionarnos y a buscar una conexión con la gente que nos rodea. Existen muchos tipos de relación, buscamos personas que nos complementen, que nos enseñen, con quien podamos crear algo nuevo. Si las relaciones de cualquier tipo son básicas para el desarrollo humano, ¿por qué es que a veces cuestan tanto trabajo? Y ¿por qué una vez que encontramos una pareja con la cual nos sentimos cómodos surge la duda, el miedo o el cuestionamiento de una infidelidad?

¿Cómo se define una infidelidad? La infidelidad es cualquier acción que salga de lo que, como pareja, hayan acordado que era aceptable. Pero que sucede cuando no nos cuestionamos estos acuerdos preestablecidos con nuestra pareja? Cuando dentro de una relación simplemente asumimos un rol social sin ser cuestionado, y que, con el paso del tiempo se convierte en una carga, un desacuerdo e incluso una traición hacia nosotros mismos.

Qué pasa si tiempo después dentro de una relación me doy cuenta que me he convertido en algo o en alguien que no quería ser? Qué pasa si cedí o sacrifiqué cosas con las que en realidad no estaba de acuerdo? Y si perdí algo de lo que en realidad no estaba dispuesta a despedirme aún?

Existen muchas razones por las cuales se puede dar una infidelidad, sin embargo una de las principales es la falta de comunicación.

Antiguamente el matrimonio significaba un acuerdo económico, en donde el amor tenía poco que ver y en donde la fidelidad no repercutía en la seguridad emocional, pues no había un amor que perder. Hoy en día el matrimonio o el compromiso se encuentra fundamentado en el amor, pero no solo eso, es una búsqueda constante de una persona que sea ABSOLUTAMENTE TODO lo que esperamos, que cumpla el rol de amante, amigo, confidente, padre o madre, proveedor emocional y económico, apoyo incondicional y proveedor de toda felicidad. Suena a un peso y a una expectativa excesiva para una sola persona. Y en algún momento nos cuestionamos ¿puedo cumplir todo eso que se espera de mí? ¿realmente se espera todo eso de mí? Hoy en día buscamos la felicidad como un fin último, nos concentramos es ser más felices cada vez, ya no es “me hace feliz” es un “y si existe alguien que me puede hacer aún más feliz?” Y entonces entra la infidelidad, la infidelidad amenaza lo más profundo de nosotros mismos, pues lo que nos dice es “No soy todo eso, no soy “the one””. Por eso es que hoy en día la infidelidad se vive como una traición, cala en lo más profundo ya que no solo nos amenaza con perder al ser amado, si no que es un recordatorio de lo que no somos.

Algo importante a reflexionar sería el ¿por qué existe esta falta de comunicación entre las parejas? ¿por qué no podemos hablar de estos acuerdos inconscientes que existen desde un inicio? ¿Tenemos que cumplir lo que socialmente se nos ha enseñado o podemos realmente cuestionarlo y tomar nuestras propias decisiones?


8 vistas0 comentarios

©2020 por Pisco-espacio fractal. Creada con Wix.com